sábado, 13 de septiembre de 2014

¿ Acaso piensas dejarla?



Qué somos,
sino una cuerda que contiene un alma,
una cuerda hecha de muchos hilos,
de muchos nudos,
hebras enredadas girando en desacuerdo.
Dedos ordenadamente atentos siguiendo el paso de antiguos husos.
Rueda la rueca y  herencias bailan
otros danzan como jefes,
comandan su espectáculo, se mofan.
Y somos todos aprendices, unos de otros.
Y los hilos se tejen mientras giran.
Y las manos se pierden en la idea...
Nuestros hilos unidos  después de las roturas
no son los mismos hilos,
son más fuertes.

Lentamente,
y sin percibirlo
crecemos. Crecemos hasta en miedo.
Y hasta perdemos el miedo en crecimiento.
Y seguimos la cuerda como un rito,
como si al final se terminara el mundo
y después del mundo el cielo.
Pero al final está el poema,
la esperanza,
al final la voz,
el pensamiento al otro borde
y en la mitad la vida.
Y en la mitad la vida meciéndose en la cuerda con su alma.
Esa vía encendida que nos muestra el trillo,
y todos los colores en un blanco eterno…

¿Acaso piensas dejarla?
¿Serás Odín tapándote tu ojo después del alto precio que has pagado?


Has vendado tu tino,
has dejado de tejer sus hilos,
ya no oyes su voz, ni la reclamas.
No hay fuente que contenga el ojo en este mundo real que nos apresa.
No hay más que mortales que nos celan
no hay más que vida,
y otros
y algún cielo.

Y esa cuerda es todo lo que somos
y hacia dónde vamos en la Tierra.
Y cuando nos falta,
ya no somos nada. Nada.

Salma Hassan
14 de setiembre de 2014

2 comentarios:

  1. Gracias Álvaro, apenas son unas líneas de pensamiento que se vuelven verso, es eso, apenas. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar