lunes, 6 de febrero de 2017

Mariposas y luciérnagas


Mariposas y luciérnagas

A mi amigo Willy

Me despedí de aquellas mariposas azules tal como se despide un niño de sus compañeros de clase, con lágrimas a punto de descolgarse, tragando el sorbo salado de la angustia. Sabía que febrero tenía un ritmo de vuelo especial y que no era ni el viento ni las hojas amarillas lo que marcaban el fin del verano, era el viaje hacia la ciudad.

Por largos años mi felicidad estuvo plantada en enero y florecía cada año con más fuerza para perecer algún fin de semana de febrero. Tenía una muerte lenta que se anunciaba un viernes y soltaba su último estertor el domingo de tarde en una larga caravana de vehículos, a paso de hombre, por cincuenta kilómetros hacia la capital .

Ningún carnaval con tronar de tambores , ni teatro, ni rambla podrían devolverme  la sensación de mis pies enterrados en la arena húmeda del río. Nada se comparaba a las  tardes llenando bolsas de caracolas, piedras y vidrios de colores gastados por las olas. Los supermercados de Montevideo no vendían frascos de luciérnagas. En ningún museo estaba pintada la sonrisa de mi madre al verme correr libre por la orilla, ni las luces de la ciudad podían darme las noches  inundadas de luciérnagas con su tic tac casi amenazante sobre mi cabeza. El verano en la playa era el rey de mis entretenimientos, un lugar casi mágico donde jugar, crecer y aprender.

A veces pienso que me vuelvo niño cada vez que regreso, jugando con las agujas de pinocha, escribiendo en las nubes mis deseos. No hay mayor felicidad que recordar los buenos tiempos, y aunque cada vez sean menos los días de playa, jamás podré borrar de mí el recuerdo de felicidad plena a orillas del río, con cuerpo pequeño y mente voraz...Allí donde las mariposas y las luciérnagas aún me dejan mensajes escritos en los troncos de los pinos para que vuelva siempre que piense en ellas.


Salma Hassan

viernes, 27 de enero de 2017

Banderas




Buscar entre mis telas tus ojos.
Tus ojos como escudos
que evitan mi mirada.

Y mi sangre tu savia.
Y tu savia este vidrio
cortante entre las venas.

Buscar el desafío de entender tus razones.
Razón para perderse,
razón para encontrarte.

El pasado un presente
y el globo de tu vientre
mi bandera.

(No hay distancia
que te aleje de mí
ni la habrá,
quiera quien quiera.)

Serás siempre mi vida
serás siempre  mi sangre
y mis brazos abiertos
tu bandera.

Salma H.

 *(Viñeta de Gervasio Troche)

miércoles, 20 de julio de 2016

Entre todos los muertos tú

Entre todos los muertos, tú

A mi padre

“Llorar dentro de un pozo,
en la misma raíz desconsolada
del agua, del sollozo,
del corazón quisiera:
donde nadie me viera la voz ni la mirada,
ni restos de mis lágrimas me viera.”

Miguel Hernández
Elegía primera

Dónde puedo ir a llorar,
si los muertos no se lloran.
Si los muertos viven en la luz,
más que quienes soñamos con la vida y no vivimos.

¿Dónde caerá  mi lágrima?
El gemir del corazón no tiene oído.
La soledad es la que llora,
el apego llora,
la lástima de mí misma, me deshoja.
No poder vivir sin él, te desmorona…

Y entre todos los muertos, tú.
Tú, el que me dio la vida.
El germen de mi sangre,
maestro de mis días primos.

¿Dónde puedo ir a llorar por ti
más que al pozo de mí misma,
a escondidas?

No habrá lágrima que te devuelva,
y aceptar tu partida
hace a mi corazón libre de sombras.

Y aún después de muerto,
con exquisita paciencia y voz de padre,
me sigues enseñando qué es la vida.



En pocos días se cumplirá el 4to aniversario de la desaparición física de mi padre, en su honor traigo a la memoria este poema que abre del libro "Los Gustos de la Muerte" que escribí entre 2012 y 2013, inspirado en ese momento clave de mi vida y que pronto verá la luz.
Este poema  también fue publicado en papel en la antología "El Alma en Verso", de la  gestora cultural y editora  chilena Natalia Gaet fundadora de la red literaria Letras Kiltras. Agradezco a Nat, por brindarme un lugar entre tantos poetas de Iberoamérica y animo a mis lectores y amigos a hacerse de un ejemplar de la publicación que se vende por Amazón, para apoyar a esta red literaria que tan gentilmente ha contenido  y apoyado a un sin número de poetas emergentes desde sus inicios en 2008.




El Alma en Verso

Poetas de LetrasKiltras

Recopilación y edición a cargo de Nat Gaete
Idioma: Español
ISBN-10: 149537002X
ISBN-13: 978-1495370021

Se puede comprar en papel en Amazon