jueves, 28 de noviembre de 2013

Ocaso



Arde el horizonte.
Derramaron sus cuencos los viajeros,
sobre la línea del mar hay fuego griego,
es  la guarda del rey, bajo la costa.
Arde,
con sobrada pasión en un instante,
como un adiós perenne,
como  un ritual sacro y perdurable
el demiurgo celeste se disipa…
Y algunos hilos
de su cordón de delirio enardecido,
atados a mi velo  y a mis niños,
vendrán con nosotros.
Y quedará perpetuo,
encubierto,
vivo en los recuerdos
y en los clic de las cámaras fisgonas,
el fuego del ocaso
detenido.

Salma Hassan

noviembre 2013

derechos reservados

4 comentarios:

  1. Lindo y delicado poema, dándose en el ocaso.

    un abrazo.

    maite




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite, en el instante de un clic, el ocaso inspira.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Que belleza de escrito amiga!!
    Imágenes de un ocaso sublime.
    Gracias por tanta creación..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Norma, así se siente.
      un abrazo grande. 

      Eliminar